El ‘EFECTO BORIS’ en los pisos de Londres

Posted on Posted in Latest News

Las viviendas de lujo han sido las primeras beneficiadas de la salida de Reino Unido de la UE: los precios vuelven a subir.

Tras varios años de caídas, los precios de las viviendas de lujo en Londres han vuelto a subir. Las ventas de casas valoradas en más de un millón de libras (1,2 millones de euros) registraron en el segundo semestre del año 2019 el mejor resultado en casi una década, lo que muestra que los inversores han regresado a la capital británica tras el Brexit.

El triunfo de Boris Johnson en las elecciones del pasado mes de diciembre ha actuado como un bálsamo. En enero, las ventas de viviendas en el centro de Londres se dispararon un 19% y los compradores vuelven a mirar con interés inmuebles hasta ahora olvidados por la inestabilidad política en Reino Unido.

Sin embargo, los analistas están divididos a la hora de valorar si esta recuperación es definitiva o si se trata de un espejismo que en unos meses mostrará las debilidades del mercado inmobiliario y de la economía británica tras las salida de la Unión Europea.

La compra de una mansión de 45 habitaciones en Knightsbridge por parte del millonario chino Cheung Chung-kiu a finales de enero se convirtió en la señal que muchos agentes estaban esparando: el mercado londinense de lujo volvía a estar en la mira de las grandes fortunas del mundo. El empresario chino, propietario también del rascacielos conocido como Cheesegrater (el rallador de queso), pagó 200 millones de libras por la vivienda, convertida en la más cara comprada en Reino Unido hasta ahora.

Chung Kiu no fue el único que se lanzó a comprar a comienzos de año. Las ventas de las casas de lujo en Londres durante el mes de enero crecieron un 19%, como consecuencia del regreso de muchos compradores que habían paralizado operaciones millonarias por la incertidumbre política. Los precios también aumentaron un 2,1% con respecto a diciembre de 2019, según el portal inmobiliario Rightmove.

La llegada a Downing Street de Boris Johnson tras las elecciones generales de diciembre y su promesa de ejecutar el Brexit -como así ocurrió el pasado 31 de enero- han dado alas a los inversores, que vuelven a mirar al mercado londinense en busca de joyas inmobiliarias.

Muchos ya hablan del Efecto Boris para hablar de la recuperación del sector.

Desde la consultora Knight Frank aseguran que el número de nuevos clientes registrados en su web en la segunda semana de enero para recibir información sobre propiedades en Londres ha sido el más alto en 15 años. Otro informe de esta firma indica que el número de transacciones realizadas en el centro de la capital en los días posteriores a las elecciones generales fueron las más elevadas desde 2014.

Aunque el mayor incremento de ventas se ha visto en las casas de lujo del centro, los datos aportados por la firma de análisis LonRes indican que barrios como Clapham y Southwark han visto crecer sus ventas en enero un 28% con respecto al año pasado.

LonRes apunta también que los precios en Londres siguen estando un 5% por debajo de hace un año, por lo que algunos expertos aseguran que todavía es tiempo de encontrar gangas en el mercado, especialmente si se compra en dólares, una de las divisas que más se ha revalorizado frente a la libra en los últimos tiempos.

Entre 2006 y 2016, el sector inmobiliario en Londres creció a ritmos del 6% anual, convirtiéndose en uno de los más rentables del mundo. Pero tras el referéndum del Brexit en 2016 y la entrada en vigor de nuevos impuestos (como el llamado stamp duty), los precios cayeron más de un 15% en los barrios más lujosos del centro de la ciudad.” 

 

SOURCE: Expansion